Relatos sexo filial

Mi primera experiencia filial

hinrecamsepat.ml/3937.php De repente y sin saber como habíamos llegado a esa posición, me encontraba haciendo un Entonces noté algo distinto. En ese momento rompió el silencio para volverse y decirme a la cara que primero me la introduciría sin preservativo para que disfrutara del placer de un pene en contacto directo. Me pidió que si al introducírmela sentía dolor, se lo dijese inmediatamente y pararía.

Se levanto encima de mí y con una mano se sujetaba en plancha y con la otra dirigía el pene hacia mi sexo. Los dos pudimos ver como iniciaba la introducción.

Relatos Eróticos, Relatos Porno, Relatos XXX

No sé por qué, pero esa noche me fui a la cama satisfecha y tranquila. Me agarró por las tetas y comenzó a embestirme de nuevo. Entonces mi padre me seguía, entraba en mi habitación sin llamar, cosa que nunca me importo, pero empezaba a incomodarme, a hacerse el encontradizo en el baño, en los pasillos, …… en todas partes. Se quedó tumbado encima de mí durante unos segundos con una fuerte respiración. Ruborizada por la sorpresa e intentando que él no se diera cuenta, no tuve otra reacción que la de irme para aclarar mis ideas a solas, pretextando que le dejaba solo para no molestarle.

Era evidente que aquel era un pene muy grande para un cuerpo de 14 años y pensé que me dolería. Me puse un poco tensa y mi padre lo notó.

Mi primera vez por el culo termina siendo con la polla de mi viejo

Paró y me pidió que me tranquilizara. Me dio otro beso y continuó su rítmico movimiento.

Lo supe cuando su extremo tocó en el fondo de mí. No me hizo daño, pero me asusté y pegué un pequeño brinco de prevención. Me preguntó si me había hecho daño y yo le contesté que no pero que la sentía toda dentro de mí. Aquello era sorprendente, todo era calor y suavidad. Mi padre, me lo dijo luego, no quería que yo viese la sangre que manaba de mi puvis, pues tal vez me habría asustado.

No me lo podía creer en algunos mementos se introducía casi entera, porque sentía la bolsa de sus testículos chocar en mis muslos. Yo nunca había pensado que un pubis pudiese ensanchar tanto como para poder introducir aquel pene. Evidentemente había sabido calentarme. Mi padre estaba como loco y yo sentía que mi orificio hacia mucha presión sobre su pene ya que, aunque entraba, le costaba empujar. De repente la sacó y se puso el preservativo con mucha prisa. Sin decirme nada la introdujo de nuevo y empezó a empujar sobre mí con una fuerza que no había visto antes y a jadear muy fuerte, casi gritaba.

Me besaba, sentía su aliento en mis labios, en mi cuello y pensé que algo importante venía. Me concentré para atender a lo que me pudiese decir y le deje hacer, pero siempre atenta. Me miro a los ojos y me dijo mientras empujaba con fuerza y profundamente: Se quedó tumbado encima de mí durante unos segundos con una fuerte respiración.

Su peso me impedía respirar bien, pero lo soportaba. Se fue al baño, se lavo el pene durante un buen rato con mucho jabón y comenzó de nuevo a hacérmelo con la lengua. Yo continuaba excitadisima, cuando repitió la acción de introducirme el pene con una mano. A diferencia de antes, se notaba que él ponía toda la atención en procurarme placer. La temperatura de mi cuerpo aumentaba y notaba que mis venas se hinchaban.

Enseguida me di cuenta que algo venía y reprimí un grito de placer que mi cuerpo pedía, para que no pensase que me hacía daño. Me quedé tensa apretando a mi padre contra mí, procurando que lo la sacara en sus movimientos, perdí toda noción de sensación física y un latigazo de placer me sacudió el cerebro. Fue breve pero tan intenso que nunca pude sospechar que existiera tanto placer. No lo sé, pero era inmenso y maravilloso.

Incesto - Relatos Eróticos

No quería terminar nunca aquel momento. No le pregunté nada porque le entendí y yo también empecé a llorar. Nunca había prometido algo tan convencida.

  1. quiero tener sexo?
  2. Navegación de entradas!
  3. … Más historias Eróticas….

Durante algunos meses le hacíamos cada vez que podíamos. Cuando no estaba mi madre, estaba mi hermana o alguno de mis dos hermanos.

Relato de niñas

Allí, una vez en la habitación, podíamos centrarnos con tranquilidad en hacer el amor. Pero no pasaron muchos días en los que él no me fue enseñando como exteriorizarlas, para mayor disfrute mutuo. No hay duda de que sabía como ir quemando etapas y las necesidades de la edad. Podía, sin temor alguno, contarle a un hombre que me quería todo lo que deseaba y se me ocurría. El siempre estaba dispuesto a complacerme en todo. Pero mientras dure continuaré haciéndolo. De mil amores. Cuando salimos de viaje jugamos a que somos una pareja de queridos, ella joven, que hacen escapadas y nos gustaba la idea de que la gente entienda que estamos haciendo el amor sin que ellos sepan que somos padre e hija.

Eso es muy fuerte y nos vuelve locos. Lo que hay sirve a los fines que pretendo. Ahora que soy mayor entiendo muchas de las cosas que me pasaron y a todas ellas les he encontrado explicación y sentido, por mí misma y sin intérpretes intermediarios. A mí me pasó, me gusta y no me ha traumatizado en absoluto. Soy una mujer de 28 años, felizmente casada y con un hijo de 2 años. Sigo manteniendo relaciones satisfactorias con mi marido y mi padre.

Y los dos lo saben. No intento convencer a nadie. Observaba que papa pasaba muchas horas en casa y siempre me lo encontraba en todo momento.

  1. como ligar 1 minuto gratis claro?
  2. chat para conocer personas en medellin!
  3. fiestas en la playa barcelona?
  4. .
  5. tarot para el dia de hoy sagitario.
  6. hombre soltero 30 años.
  7. Amor Filial;

Me dio las gracias y un beso en los labios, como acostumbraba desde que nací. No pasaba día en que mi padre se masturbara una o dos veces delante de mí. Comenzó a llorar, me dio un beso y las gracias, y se fue. Yo me reí sonoramente y haciéndome la entendida, le recordé los procedimientos de prevención. Por Quique. Recibí una bofetada cuando mi esposa me enseñó la invitación a la boda. Diana, se casaba. Era un día soleado y sentí que se ponía gris. Por dradelsexo -. Mi sobrino esperaba ansioso en la estación de autobuses. No lo veía desde que tenía solo tres años de edad.

  1. Amor filial - Relatos de Sexo y Relatos Eroticos xxx.
  2. putas santiago de compostela.
  3. conocer mujeres de india!
  4. Iniciar sesión!

Nos visitaba desde Veracruz. Llegué un poco tarde ya que había tenido mucho trabajo en el consultorio y para ser honesta me había dado uno que otro Por Yiyo -.

Mi primo, mi madrina y yo en una noche bastante caliente e inesperada

Parte 4. Estamos convencidos de que tienes familiares de muy buen ver con los que no te importaría tener una aventura si no compartierais sangre. Aquí no estamos hablando de tener hijos juntos, sino simplemente de dejarse llevar y tener una pequeña aventura para liberar la tensión sexual. Fetichismo En el Metro. Despedida de soltero Sexting. Colegialas Jovencitas Maestra Perdiendo la virginidad. Maduras Embarazadas Interracial Monjas. Maduros Vecina. Entre hermanos Madre e hijo Incesto Real Tia.

Relatos INCESTO Cuentos Eróticos de AMOR FILIAL Prohibido | Marqueze

Prima Sobrina Suegra Cuñada. Incesto Gay Incesto lésbico Incesto Cortos. Nombre de usuario o dirección de correo. No tienes una cuenta? To use social login you have to agree with the storage and handling of your data by this website. Buscar Buscar: En realidad, todas ellas se pueden combinar para buscar una mayor satisfacción sexual, pero aquí de momento nos vamos a centrar en los escritos que relacionan a padres y madres con hijos e hijas. No hay que tener miedo a lo desconocido , sino estar siempre con una mentalidad abierta de cara a lo que pueda suceder.

Estos encuentros de pasión filial suelen ocurrir de manera inesperada, aunque bien es cierto que algunas relaciones se van construyendo en base a pequeños detalles que nos hacen imaginar cosas.